Biblioteca
Perspectivas Cubanas.
Autor: Ensayos populares sobre economía de mercado.

Ediciones El Cambio, Miami, Florida.

Tomando como eje temático el bienestar en una economía de mercado, los ensayos de esta compilación, ganadores del concurso Perspectivas Cubanas 2008-2009, representan un testimonio único y conmovedor sobre la historia contemporánea y sobre la realidad cotidiana en Cuba desde la perspectiva de quienes mejor pueden opinar: los habitantes de la isla.

Resulta interesante descubrir la manera en que los cubanos entienden el bienestar en una economía de mercado, tomando en cuenta que el socialismo, en tanto que ideología contrapuesta al capitalismo, creó su propia noción de “bienestar”, la cual dejó de estar relacionada a la creación virtuosa de la riqueza a través del trabajo, el esfuerzo y la iniciativa personales, y se convirtió en un servicio más de tantos dispensados por el Estado.

Los ensayos muestran diferentes voces, algunas nostálgicas del antiguo régimen, esperanzadas en el regreso a una economía de mercado como única vía de bienestar y de progreso; una que otra, minoritaria, escéptica a la economía de mercado y a las políticas liberales. Todas concuerdan sin embargo en la necesidad de un cambio, de una renovación de la sociedad cubana desde sus raíces más profundas. Todas representan una lucha contra el “monopolio de la razón” que supone vivir bajo el régimen castrista.

Si bien la ideología comunista se presentó en un principio como una alternativa crítica al capitalismo que lograría la liberación de las clases explotadas a través de la “dictadura del proletariado”; en los hechos, la interpretación castrista de los principios marxistas se tradujo en uno de los gobiernos totalitarios más represivos en Latinoamérica. Como bien señala uno de los ensayos, la búsqueda de la igualdad absoluta pronto se tornó en una pérdida absoluta de toda libertad individual, y la única igualdad que se logró fue la de la condición de miseria en la que se vio hundido el pueblo cubano. No se puede garantizar la libertad ni la autonomía en una sociedad donde, como ocurre dentro de los regímenes totalitarios, se niega fundamentalmente la idea de que pueda haber concepciones diferentes, contradictorias incluso, de lo que constituye el bienestar y la felicidad. El comunismo retoma en cierta medida la voluntad general rousseana, así como su precepto de “obligar a los ciudadanos a ser libres”, lo que constituye evidentemente una contradicción en términos.

Si bien la abolición de la propiedad privada equivale a la supresión de la libertad individual y de paso, de la democracia, el regreso de Cuba a una economía de mercado no logrará per se una sociedad más próspera ni más libre. Como bien dijo Milton Friedman, “el capitalismo no es una condición suficiente para la libertad, es una condición necesaria para la libertad”.

Sin embargo, no todo está perdido. A pesar de décadas de represión, el pueblo cubano no ha perdido su capacidad de reflexionar de manera autónoma y de denunciar, a pesar de la amenaza constante, las injusticias inconmensurables del régimen castrista. Como concluye el ensayo ganador del concurso, la esperanza nunca muere: “Un día podremos mirar hacia atrás con tranquilidad porque sobre las ruinas del socialismo habremos construido un país mejor, libre y económicamente próspero, unido a las demás naciones democráticas del mundo en la marcha hacia el progreso”.

 
 
 
   5 6 7 8