Nombre:
Yoani Sánchez

Título de la obra:
La libertad como forma de pago

País:
Cuba
Resumen

La autora, una reconocida bloguera cubana, dice que el tema de la libertad, aunque suele ser discutido desde un ángulo estrictamente filosófico, es desde la perspectiva política que tiene mayor repercusión. Las dictaduras no pueden sobrevivir donde el derecho a la libre expresión y a la libre asociación se practiquen plenamente.


¿Qué pasó con la libertad en Cuba? El irreflexivo entusiasmo de la nación la hizo firmar un cheque en blanco a Fidel Castro; a partir de ello fueron barridos los partidos políticos y las instituciones de la sociedad civil. El pueblo pagó con libertades la deuda de gratitud que tenía con sus libertadores, que consideraban fundamental “alcanzar la soberanía nacional frente a los apetitos del voraz vecino”, imponiendo como precio la renuncia a la soberanía popular.


La subvención de la URSS instauró el paternalismo estatal, que proveyó a la población de lo elemental a través de un sistema de racionamiento de alimentos y productos industriales, así como la educación gratuita y los servicios de salud, y la subvención de transportes y comunicaciones. A partir de ello se institucionalizó el trueque entre libertades y privilegios. Por otro lado, esta relación fue conculcando otros derechos, como el de culto y el de la sexualidad.


El carnet del partido es una llave que abre puertas a los apetitosos atributos del poder. En el mercado de las utopías, no hay devoluciones, y la libertad con que se paga la entrada al paraíso nunca es reembolsada, por lo que el resultado final es la indiferencia o el descontento.


El “periodo especial” creó un “aflojamiento” vigilado, un maquillaje que solamente por ratos (“reformas raulistas”) abrió un rayo de esperanza.


El Internet ha permitido a los cubanos el derecho a relacionarse como compensación al delito de “asociación ilícita”, y los blogs se han convertido en parcelas de libertad. Ahora el garrotero se ha declarado en quiebra y es el momento de caer en manos del otro prestamista o dejar la libertad como moneda.

Descargar obra