Nombre:
Jorge Peña Vial

Título de la obra:
La contextura ética de la libertad

País:
Chile
Resumen

El énfasis exclusivo en la libertad electiva o libre albedrío, el considerar sólo este tipo de libertad, es decir, reducir la libertad a elegir –lo cual efectivamente es un hecho decisivo- es fuente, a pesar de ello, de muchas ambigüedades, paradojas, cuando no patologías. Cualquier afirmación de la autoridad objetiva de los valores y normas parece constituir una amenaza. El propósito del presente trabajo es mostrar la contextura ética de la libertad, cómo la libertad lleva consigo, inseparablemente, una intrínseca dimensión ética que la marca desde dentro. Si bien cabe distinguir nocionalmente la libertad electiva de la libertad moral, son dimensiones que en la realidad están unidas y no cabe escindirlas. Si las separamos, tendremos una visión mutilada y parcial de la libertad ajena a una visión integrada de las acciones de la persona.

Hay dos concepciones de libertad. La que podemos llamar liberal que tiene su representante más característico en John Stuart Mill, con su libro On liberty de 1859: “our own good y our own way”. El modo liberal de entender la libertad tiene una considerable cantidad de ventajas, que todos defendemos ardorosamente, pero también algunos indudables inconvenientes. Entre ellos cabe mencionar los resultados que a, largo plazo, desembocan en lo que podríamos llamar patologías de la libertad: desde un creciente individualismo en su ejercicio hasta el relativismo y el permisivismo moral.

La otra concepción de libertad, de raigambre más clásica, no considera la libertad electiva como fin sino como medio; como medio para la realización de la propia naturaleza, en definitiva, como medio para amar, dado que sólo así se logra la plenitud. A nadie se le puede obligar a amar. Amor y libertad se identifican pues nada es más libre que el amor. Y como decía el místico español: “En el ocaso del sol se te juzgará en el amor”; o lo que es lo mismo, se nos juzgará en el uso que hemos hecho de la libertad. El peso de nuestra libertad viene dado por el amor del que somos capaces y a mayor capacidad de amar mayor libertad. Se tienen en cuenta las  observaciones de Max Scheler: la conveniente distinción entre la vivencia (experiencia) de la libertad y la realidad de la libertad  y la predictibilidad de las acciones libres.

Analiza luego la inseparable conexión entre verdad y libertad: la utopía totalitaria de la justicia sin libertad y la utopía libertaria de la libertad sin verdad.  Cuando la libertad atenta contra la naturaleza de la persona se abdica de la propia libertad o se incurre en una “libertad desnaturalizada” que obstaculiza la autorrealización. El autor se detiene en el carácter donal de la persona y en la consideración antropológica del hombre como un “perfeccionador perfeccionable”.

Descargar obra