Protagonistas
Leonard Liggio

El pasado 14 de octubre falleció, a la edad de 81 años, una de las más grandes figuras del liberalismo contemporáneo: Leonard Liggio.

Hasta poco antes de su muerte ocupaba el cargo de vicepresidente de Asuntos Académicos del “Atlas Network”, sin embargo su lucha por la libertad se remonta muchos años atrás. Liggio formó parte de una generación de  grandes académicos y activistas responsables por el renacimiento del liberalismo en la segunda  mitad del siglo XX. Fue a principios de los años 50 cuando dio sus primeros pasos en la que sería una larga y muy fructífera carrera en la difusión de las ideas de la libertad, participó entonces en el seminario de Ludwig von Mises, lugar donde iniciaría una amistad con otros dos grandes de la libertad, Murray Rothbard y Ralph Raico, con quienes formaría un grupo de discusión y reflexión acerca de la libertad, el hoy histórico “Circulo Bastiat”. Como parte de éste grupo jugó un rol fundamental en el desarrollo de la ideología “libertaria” en los Estados Unidos.

Pocos personajes han sido tan importantes como Leonard Liggio en la difusión de los ideales de la libertad, participó en tantas organizaciones como es humanamente posible, dejando una huella indeleble en cada una de ellas. Durante su larga carrera Liggio fue parte del staff del Volker Fund, vicepresidente del Cato Institute, fue también presidente de la Philadelphia Society, el Institute for Humane Studies donde su trabajo fue piedra angular en el resurgimiento de la Escuela Austriaca de Economía , fue también presidente de la Mont Pelerin Society. Fundó junto con Murray Rothbard el Journal “Left and Right”. Impartió cátedra en la George Mason University, la Universidad Francisco Marroquín y la Universidad de Georgetown entre otras. Fue también ganador del Premio Adam Smith que otorga la “Asociation for the Private Enterprise Education” por su gran labor en la difusión de las ideas del libre mercado y la libertad individual.

Quienes en vida lo conocieron lo recordarán como un hombre humilde y de gran corazón, de una ferviente fe en sus creencias tanto políticas como religiosas. Como católico italiano orgulloso fue un gran estudioso de la religión de la cual tenía un gran entendimiento, un hombre convencido de que la mejor forma de predicar era mediante el ejemplo, razón por la cual fue un firme oponente de la guerra y un hombre que siempre estuvo preocupado por su propio crecimiento espiritual. Nunca fue alguien que confrontara, sino uno que permitía que su trabajo y sus resultados hablaran por sí mismos, esto caracterizó también su activismo, su amigo de 50 años, Ralph Raico, contaba que Liggio, a diferencia de muchos liberales contemporáneos suyos, no fue un hombre que buscara la controversia sino una persona que sin hacer grandes demostraciones ayudaba a sacar adelante grandes proyectos mediante el trabajo duro y la determinación.

Su incansable activismo sirvió, sin duda,  como cimiento del movimiento liberal contemporáneo en el mundo.

Leonard Liggio será siempre recordado como un gigante de la libertad. Descanse en Paz.