Reflexiones
Remedios para latinoamericanos
2017-03-03

Jesús López-Medel escribió hace tiempo en El País sobre "Desigualdades y tributos en Latinoamérica". Su preocupación era "la debilidad de los vínculos sociedad-Estado en América Latina". Parece que no hay confianza en la relación entre impuestos y prestación de servicios. "La idea de pacto social fiscal es casi inexistente". Pero, por suerte, don Jesús detectó la raíz del problema: los latinoamericanos pagan pocos impuestos; su presión fiscal es "bajísima, un 17 % del PIB de media".

Curiosamente, interpreta como "debilidad de los vínculos sociedad-Estado" el hecho de que el Estado no extraiga por la fuerza aún más recursos de la sociedad, es decir, que no la debilite tanto como a don Jesús le gustaría.

Otra idea muy notable es la del "pacto social fiscal", una fantasía tan extendida como la del contrato rousseauniano, y tan insostenible como éste. No hay, en efecto, ningún pacto entre la comunidad y el Estado, porque ningún pacto puede recibir ese nombre si no hay posibilidad alguna de no firmarlo.

Aún más endeble es la idea de que los ciudadanos realmente decidimos cuántos impuestos queremos pagar. Esto es obviamente falso, porque los impuestos, como su nombre mismo indica, son forzados por el Estado sobre la comunidad. La democracia es llamativamente quebrantada en este caso, como en otros, puesto que la aplastante mayoría de los ciudadanos siempre quiere pagar menos impuestos, y sin embargo, en democracia, que se supone que traduce políticamente las preferencias populares, siempre termina pagando más.

El señor López-Medel, que es abogado del Estado y exdiputado del Partido Popular, podría haber pensado un poco en estas complejidades de la elección colectiva antes de alarmarse por la "bajísima" presión fiscal de nuestros hermanos allende el Atlántico. ¿Cómo sabe él que es bajísima? ¿Es que les ha preguntado a los latinoamericanos si el remedio de subir los impuestos es lo que realmente anhelan?