Reflexiones
Yon Goicoechea: Estoy en la cárcel porque quiero libertad para Venezuela
2017-09-06

CARACAS – Escribo esto desde la celda en los calabozos del Sebin, la policía secreta venezolana. Tengo 32 años y he sido un activista democrático durante los últimos doce años. Tengo dos hijos, de 8 y de 5 años, que son mi sol y mi luna. Tengo una esposa a la que amo y que ahora debe cargar con el peso de estar casada con un prisionero político.

Hace un año, camino a hablar en una conferencia de prensa del partido Voluntad Popular, del que soy integrante, me interceptaron unos diez o quince vehículos policiales encubiertos. Una decena de agentes armados ataron mis manos detrás de mi espalda y cubrieron mi cabeza con una tela negra. Me llevaron a la prisión desde la que ahora les escribo, donde me dejaron en una celda sin luz ni ventilación naturales.

Con tan solo estirar mis brazos podía tocar las dos paredes que me rodeaban. Bolsas negras de basura bloqueaban la puerta, lo que dejaba al cuarto en oscuridad total. Había comida podrida y llena de lombrices en el piso, junto con trozos de tela cubiertos en heces. Sentía como si me hubieran enterrado vivo.