Reflexiones
Dictaduras electorales
2017-12-14

La construcción de nuevos autoritarismos electorales —llamarles “competitivos” como recomendaba Steven Levitsky ya carece de sentido— tiene antecedentes precisos en la historia política de América Latina del siglo XX. No pienso tanto en los regímenes del Cono Sur, del periodo de la Guerra Fría, sino en dictaduras de los años 40 y 50, que alteraban las reglas del juego para asegurar el control político.

El caso de la dictadura de Fulgencio Batista en 1952, en Cuba, condensa elementos de otras de la misma época. Batista dio un golpe de Estado, disolvió los poderes y reemplazó la Constitución con un estatuto jurídico. Luego de esa maniobra de timón, el sistema político se recompuso: la oposición y la sociedad civil se dividieron entre una corriente revolucionaria, otra abstencionista y otra, cada vez más minoritaria, todavía interesada en la lucha electoral y pacífica.