Reflexiones
Por qué nadie lava un carro rentado
2018-05-10

En memoria de Luis Diaz

“En la historia mundial nunca nadie ha lavado un carro rentado”. La frase, atribuida al economista Lawrence Summers, expresidente de Harvard, es una deliciosa metáfora para destacar la cultura de poseer propiedad privada en los asuntos humanos. Quien alquila tiene poco interés en lavar un carro que no posee, devolverá a la agencia de renta y no manejará más nunca. Pero un dueño de carro tiene mucho más incentivos para cuidarlo. Los dueños se preocupan y planean para el futuro.

La propiedad privada tiene distinguido y polémico pedigrí intelectual. John Locke, filósofo político británico del siglo 17 y padre del liberalismo clásico, concibió la propiedad privada como un “derecho natural” independiente del gobierno. “Cada hombre es propietario de su persona… el trabajo de su cuerpo, y el trabajo de sus manos, podemos decir que son propiedad suya”.

En el siglo 18 el filósofo moral y economista Adam Smith argumentó que la propiedad y el gobierno civil dependían uno del otro, y que la función principal del gobierno era salvaguardar el derecho a la propiedad privada. Y en el siglo 19 Karl Marx la rechazó totalmente declarando en su Manifiesto Comunista que “…la teoría de los comunistas puede resumirse en una simple frase: abolición de la propiedad privada”.

Actualmente la propiedad privada es un concepto legal prescrito en el sistema político de un país para la tenencia de propiedades por individuos y entidades no gubernamentales. Como resultado, derechos de propiedad y prosperidad nacional están íntimamente conectados.