Reflexiones
Sube la gasolina
2013-10-08

"Detrás de todos los argumentos en contra del mercado libre hay siempre una falta de creencia en la libertad misma".

Milton Friedman
 
 
Está bajando el precio de la gasolina. En el último año ha caído más de 11 por ciento. Pero no en México sino en Estados Unidos.

En nuestro país la gasolina nunca baja, siempre sube. Este sábado 5 de octubre se decretó un nuevo incremento de 11 centavos. Tan solo en lo que va de este 2013 el precio ha subido 1.10 pesos por litro según la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas). Esto es más del 10 por ciento desde los 10.81 pesos que registraba la Magna a fines de diciembre de 2012. La gasolina en México ya cuesta más que en Estados Unidos.

La Secretaría de Hacienda señala en el comunicado con el que se dio a conocer este aumento: "Aún con el aumento anunciado, los consumidores mexicanos seguirán recibiendo un apoyo que, al mes de agosto de 2013, ascendió a 76 miles de millones [sic] de pesos. Adicionalmente, este apoyo beneficia principalmente a los hogares de mayores ingresos".

Que el subsidio de los combustibles ha sido dañino para las finanzas públicas y para el país por el daño ecológico generado, y que ha beneficiado fundamentalmente a las personas de mayores ingresos, es indudable. Pero el argumento del gobierno durante años fue que había que ajustar el precio para llevarlo al nivel de Estados Unidos.

Esto ya ha ocurrido. El precio promedio de la gasolina "regular" en Estados Unidos se ubicaba ayer al mediodía en 3.379 dólares por galón según GasBuddy.com. Esto equivale a 11.87 pesos por litro, ligeramente por debajo de los 11.91 de la gasolina Magna (la cual, sin embargo, es de menor calidad que la regular de la Unión Americana). El que a pesar de que la gasolina en Estados Unidos tenga ya un precio inferior al de México nosotros sigamos pagando un subsidio -de 76 mil millones de pesos tan solo en los ocho primeros meses de este 2013 según Hacienda- sugiere que el problema no es de diferencia de precios sino de falta de eficiencia o de corrupción.

El gobierno federal ha señalado que el precio de la gasolina seguirá aumentando a pesar de que ya se ha alcanzado el mismo nivel de precios que en Estados Unidos, nuestro vecino y principal socio comercial. Ahora el aumento será para crear un impuesto ecológico. En un principio uno puede entender un impuesto ecológico que reduzca las emisiones de contaminantes en nuestro país. En Europa los precios de los combustibles son significativamente más altos que en México o el resto de Norteamérica. Pero no podemos cerrar los ojos al hecho de que los precios elevados ponen en desventaja a la economía nacional frente a los productores no sólo de Estados Unidos, sino de China y otros países.

Ya los altos precios de la electricidad y el gas natural han costado empleos a los mexicanos. El incremento de los precios de las gasolinas y el diésel afectarán la competitividad de la producción y el transporte de nuestro país. Al final sí es posible que se reduzcan las emisiones de contaminantes, pero también la prosperidad de un país en el que 45 por ciento de la población vive en la pobreza y casi un 10 por ciento en la miseria.

Los precios en un mercado libre son el más eficaz regulador de una economía. En México el gobierno siempre ha tratado de manipular los precios de productos importantes, como los de los combustibles. Malo cuando los manipula para subsidiar los combustibles. Malo cuando lo hace para despojar de más dinero a los contribuyentes porque se reduce la competitividad del país. Peor cuando se cobran precios más altos pero, debido a la ineficiencia, de todas maneras hay que seguir pagando subsidios.

 
·CNTE
 
La sección 22 regresa a clases el próximo 14 de octubre en Oaxaca después de ocho semanas sin clases. Dicen que mantendrán el 20 por ciento de sus maestros en plantón en la Ciudad de México, cuyos alumnos seguirán sin clases. Exigen que se les paguen las quincenas que no trabajaron.

 
Twitter: @sergiosarmient4