Reflexiones
Sin censura
2018-10-09

...al menos enseñaré el camino a alguno que con más talento, instrucción y juicio, realice lo que ahora intento, por lo cual si no merezco elogio tampoco mereceré censura.

           Nicolás Maquiavelo

Lo común es que hable poco, pero a Salvador Cienfuegos le ha tocado poner en claro asuntos nodales. Las Fuerzas Armadas desean regresar a sus funciones tradicionales. De no ser así, la sociedad debe normar su presencia en las calles. Están donde no quieren estar y son vulnerables jurídicamente. Además, la estrategia que les encomendaron ha fallado. Llevamos tres sexenios buscándole una salida y nada. Los homicidios dolosos en 2017 son récord: 25 por 100 mil habitantes. Éste no es un asunto partidario. No es que los azules o los tricolores lo hayan hecho mal. Todos hubieran querido obtener la medalla. No tenemos una estrategia adecuada. Cienfuegos ya se va y sugiere.

Conciso, sin entrar en polémica, no es su estilo, lanza: “Creo que puede ser una salida al problema”. Y advierte: “Lo único que habría que estar tratando de ver (es) cómo se atendería la seguridad de los campesinos que ya no les van a vender a los delincuentes, sino que le van a vender al gobierno que es para atender el problema del dolor de los pacientes”. Con la sencillez del leguaje militar, Cienfuegos afirma: legalicemos. Es una alternativa. Leamos lo que no dice. Por esta ruta no vamos a ninguna parte. La violencia no va a disminuir. Queremos que la nueva administración sea exitosa y lo logre. Cienfuegos, quien ha desempeñado un gran papel, ya no tiene otro interés. En actitud de gran civilidad deja un pliego de mortaja: cambien de estrategia.

El producto, que también puede ser una droga fatídica, es una de las sustancias que más calman el dolor, esa condición humana que por definición debemos controlar y aminorar lo más posible. Por eso la persecución ya no se entiende. El gobierno mexicano expone la vida de sus soldados y marinos en la persecución de un cultivo cuya cosecha es un producto altamente demandado y del cual hay un brutal déficit mundial. Las matanzas entre productores y narcos no tienen fin. Qué hacemos allí. Demos el viraje y salgamos de la trampa.