Reflexiones
Gasto del gobierno, costo de oportunidad
2018-11-06

Hace unos días, vía su cuenta de Facebook, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) proporcionó información en torno al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2019, que se espera sume 5.6 millones de millones de pesos, es decir, mayor que 5.3 billones de pesos de 2018, lo cual, de ser el caso, dará como resultado un aumento nominal de 5.7 por ciento y, suponiendo una inflación para el año entrante, de acuerdo con la última Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, de 3.8 por ciento, real de 1.9 puntos porcentuales. Al final de cuentas se mantendrá la tradición: aumento, en términos reales, del gasto gubernamental.

Y escribo que se mantendrá la tradición porque una constante en materia del PEF es que, en términos reales, ya descontada la inflación, el gasto gubernamental aumenta cada año, como si de un mayor gasto gubernamental dependiera un mayor progreso económico, la posibilidad de un mayor bienestar para las familias del país, progreso que depende de las inversiones directas de los empresarios, bienestar que depende del empleo, el ingreso y el poder adquisitivo del dinero.