Reflexiones
Aumentar salarios, ¿cómo?
2019-01-07

Ojalá que todos pudieran generar un salario suficiente para, por lo menos, satisfacer correctamente sus necesidades básicas, que son aquellas que, de quedar insatisfechas, atentan contra la dignidad, la salud y la vida de la persona. Si así fuera no habría pobreza, definida, no como la carencia de satisfactores (efecto), sino como la incapacidad para, por medio del trabajo propio, generar un ingreso suficiente que permita la adquisición de satisfactores con la combinación correcta de cantidad, calidad y variedad (causa).

Ojalá que todos pudieran generar un salario suficiente para conseguir la satisfacción de sus necesidades básicas. Muchos no lo consiguen y ello explica, entre otras cosas, la fijación de salarios mínimos con la intención de que dicha remuneración alcance, por lo menos, para la adquisición de una canasta de satisfactores básicos. Esa es la intención detrás de los recientes aumentos en los salarios mínimos en México (100 por ciento en la zona norte del país y 16.2 en el resto). El problema es que, bajo ciertas circunstancias, los salarios mínimos, y sus aumentos, pueden generar consecuencias indeseables, como el desempleo.

Los salarios no pueden aumentar, ni de manera general, ni sostenida, por decreto, algo que inclusive quienes están a favor de dichos aumentos aceptan, reconociendo que sin aumentos en la productividad del trabajo no puede haber aumento salarial general y sostenido. AMLO es uno de ellos: Los salarios deben mejorarse, desde luego no por decreto, sino lo tenemos que lograr con productividad, tal como lo dijo, el sábado pasado, en la presentación del plan de la Zona Libre en la Frontera Norte.