Reflexiones
Recortes al Inegi, ¿qué está en juego?
2019-02-01

La semana pasada, el Inegi anunció que debido a los recortes presupuestales no se realizarán una serie de estudios que se tenían planeados para este año. Son 14 estudios, algunos financiados totalmente por el Inegi y otros con financiamiento externo, que ya no se podrán realizar por falta de recursos. Es bien sabido que lo que no se mide no se puede mejorar, esto se ha vuelto una premisa básica del enfoque de políticas públicas basado en evidencia. Si bien es cierto que las políticas de austeridad y reducción del gasto se están implementando en todos los órganos del gobierno es preocupante que el Estado mexicano pierda la capacidad de conocer lo que pasa en el territorio nacional.

Uno de los estudios que ya no se realizará durante este año es la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (Enpol) que se levantó por primera vez en 2016. A pesar de ser un estudio poco conocido, esta encuesta resulta particularmente relevante dada la crisis de inseguridad que atraviesa el país y los cambios a la estrategia de seguridad propuestos por el nuevo gobierno. Cito dos casos para resaltar la importancia de esta encuesta.

En noviembre del año pasado, el World Justice Project capítulo México, resultó uno de los nueve proyectos seleccionados en el mundo en el Foro de París sobre la Paz por su trabajo para prevenir la tortura en México. Entre los datos más relevantes que arrojó el análisis de esta encuesta es que 85% de la población privada de la libertad en México sufrió tortura o malos tratos en algún momento entre su arresto y bajo custodia del ministerio público antes de presentarlos ante un juez de lo penal. Sin esta encuesta será imposible que el WJP pueda continuar con el trabajo que le mereció el reconocimiento en uno de los foros de gobernanza global más relevantes del mundo.