Reflexiones
La lucha de clases hoy
2019-03-08

Ya tenemos la primera muestra de cómo será la lucha de clases en México: los paros de los trabajadores en Matamoros. Detonados por el aumento en el salario mínimo decretado por el Presidente, son un esfuerzo por aumentar los ingresos de los trabajadores de la zona y una lucha de los sindicatos por la representatividad de los trabajadores. La 4T quiere su propio movimiento obrero, no que los priistas se vuelvan morenistas. Es el primer acto de una larga obra de teatro, probablemente un drama. Para preparar el campo de batalla, el Congreso reformará la ley laboral para adecuarla al nuevo TLCAN.

AMLO destrabó la negociación con Estados Unidos aceptando democratizar los sindicatos mexicanos tanto en la representatividad sindical como en materia de acuerdos de contrato colectivo o de aumento de salarios. ¿Quién podría estar en contra de la democracia sindical y de homologar nuestra ley con respecto a la de nuestros principales socios comerciales?

Nadie. Lo malo es que no se está homologando realmente. En Estados Unidos hay reglas para permitir que los obreros voten por sus dirigencias, pero la tasa de sindicalización es muy baja, apenas del 11 por ciento, frente al 30 por ciento en Canadá y el 14 por ciento en México. Un elemento central de la libertad de asociación de un trabajador es no pertenecer a un sindicato que tiene la representación en una empresa, lo cual está permitido en Estados Unidos, pero no en México.