Reflexiones
Indignación: Maduro en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU
2019-10-21

Lo impensable se hizo realidad. Maduro se sentará en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

La decisión coincidió con el asesinato del concejal opositor Edmundo Rada. Su cuerpo fue encontrado calcinado, con dos tiros y una bolsa en la cabeza un día después de haber desaparecido. Tal vez haya sido como celebración por el gran logro, la clase de festejo acostumbrado de la narco dictadura.

Inadmisible a la vez que indignante, la organización que produjo la Declaración Universal de 1948 le entrega un asiento —y, por ende, le otorga voz y legitimidad— a una narco-dictadura acusada de cometer crímenes de lesa humanidad. Con ello, la ONU se divorcia de los derechos humanos.

Y de la realidad. De la suya propia, esto es, de su historia e identidad. Fue fundada en 1945 para suceder a la fallida Liga de las Naciones, que había sido creada a posteriori de la Primera Guerra Mundial con el objetivo de mantener la paz mundial. Tarea en la que fracasó una vez que se materializó la agresión del Eje en los años treinta y que derivó en la Segunda Guerra.