Reflexiones
Premisas para una iniciativa compleja para legalizar la mariguana.
2014-02-17
Roma,  Italia (17 febrero 2014).- Los aires a favor de la legalización de la mariguana ya llegaron a Italia.

Aunque todavía despiertan resquemores las iniciativas de Uruguay y Colorado, en Estados Unidos, de legalizar el consumo de la planta, éstas han reavivado el debate sobre el tema en el país europeo.

Y es que los italianos se plantean esta posibilidad a causa de las altas cifras sobre su uso.

En Italia, el 27 por ciento de los jóvenes consumen esta droga, según datos de 2012 de un informe de la ONU.

Se trata del segundo país en el mundo que más consume la planta en relación a su población, que es de casi 61 millones de habitantes.

De ahí que un grupo de senadores del Partido Democrático (PD) y de Izquierda y Libertad (SEL) presentaran hace algunas semanas un proyecto de ley, en el que se propone también la legalización de plantaciones en el territorio nacional.

"Queremos legalizar el uso de mariguana en todo el territorio nacional, al menos para fines terapéuticos", argumentó el promotor de la iniciativa, Luigi Manconi.

Otro motivo para la legalización es que la actual legislación italiana --de 2006--, que eliminó la distinción entre las drogas blandas y las duras, ha contribuido al hacinamiento de las cárceles, según policías y ONGs.

Y este es un problema grave para Italia, que en promedio gasta 111 euros al día por cada uno de los presos que se hallan en los 208 penales del país, donde la tasa de hacinamiento media es del 147 por ciento.

"No hay duda alguna, la ley de 2006 ha aumentado mucho el número de presos.

"Algunos de los reos no deberían estar en cárceles sino recibir atención médica", explicó a REFORMA la psicóloga Ada Palomella, quien trabaja en prisiones desde 1988.

Palomella es miembro de una de las asociaciones civiles que apoyan la despenalización de la mariguana, una batalla que también comparten médicos, personas afectas de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad muy dolorosa, y criminólogos.

Es el caso, por ejemplo, del italiano Federico Varese, quien cree que otra ventaja de la legalización sería que el Estado se beneficiaría de los impuestos aplicados a la venta de la cannabis.

Ello dejaría unos 10 mil millones de euros, según estimaciones.

"Si se legalizara, el Estado ganaría millones que se podrían destinar a la prevención de adicciones", explicó al respecto Varese, quien también es catedrático de la universidad de Oxford.

Sin embargo, el bando de los detractores, en el que hay figuras tanto de derechas como de izquierda, no parece dispuesto a vender barata la piel.

"Este país parece esquizofrénico. Un día son acérrimos detractores (de legalizar la mariguana) y el otro están todos a favor", criticó el líder del PD, Matteo Renzi.

Aún así, lo cierto es que, informalmente, la mariguana ya es "legal", pues 20 por ciento de la población ya la usa, según sondeos.