Evo-y-Luis-Arce.jpg

Bolivia: entre la crisis económica y el ataque progresista / Hugo Marcelo Balderrama

Es cierto que el Estado nacional está quebrado. Pero no por culpa del gobierno de Jeanine Añez (una pésima gestión, sin duda), sino porque el modelo económico nacional (implantado por el mismo Luis Arce Catacora) se encuentra agotado

Al cumplirse el primer mes de gestión del presidente Luis Arce Catacora, el gobierno evaluó su situación, y concluyó que el Estado se encuentra quebrado (obviamente, culparon a Jeanine Añez y sus políticas «neoliberales»).

Es muy cierto que el Estado nacional está quebrado. Pero no por culpa del gobierno de Añez (una pésima gestión, sin duda), sino porque el modelo económico nacional (implantado por el mismo Arce Catacora) se encuentra agotado. Por ejemplo, el país viene arrastrando un déficit fiscal desde 2014, las reservas internacionales vienen en picada desde 2015 (a noviembre de 2020, alcanzan 2569 millones, un monto que sólo sirve para sostener 4 meses de importaciones) y, según un reporte elaborado por la Fundación Jubileo con datos del Banco Central de Bolivia, la deuda externa del país se quintuplicó en 12 años al pasar de 2208 millones de dólares, en 2007, a 11268 millones de dólares en 2019. Además, como resultado del crecimiento del endeudamiento, el servicio de la deuda –que es el pago de capital (amortización), intereses y comisiones– se incrementó notablemente hasta alcanzar los 787 millones de dólares en 2019. Y al parecer, Marcelo Montenegro (ministro de economía), Roger Edwin Rojas (presidente del Banco Central de Bolivia) y el mismo Luis Arce Catacora carecen de un plan para enfrentar la situación –ya que su gobierno de «austeridad» quedó en el discurso y el show (como cuando el presidente viajó en vuelos comerciales)–.

Ver más...