Héctor Ñaupari.jpg
junio 04, 2020 04:18 PM

Héctor Ñaupari

Nombre:
Héctor Ñaupari

Título de la obra:
“Precursores de la modernidad liberal”

País:
Perú

Semblanza:
Héctor Ñaupari nació en Lima, Perú, en 1972. Candidato a doctor en Derecho por la Universidad de Salamanca, España, es presidente del Instituto de Estudios de la Acción Humana. Ensayista, poeta y abogado, ganó el Premio Académico Internacional de Ensayo Charles S. Stillman en 2001. Es autor de los libros En los sótanos del crepúsculo (1999), Poemas sin límites de velocidad (2002), Páginas libertarias (2004), Rosa de los vientos (2006) y Libertad para todos (2008).

Resumen:
La intención de este ensayo es demostrar que la idea liberal de la autonomía privada, de dominio, de derecho de propiedad, las diferencias entre dominio, uso y usufructo, entre otras, tienen como embrión originario los principales escritos de la escolástica española.

Como consecuencia del descubrimiento de América y la colonización, los teólogos juristas del siglo XVI se vieron en la necesidad de establecer fundamentos doctrinales acerca de los derechos de propiedad y el funcionamiento de los mercados. Estas ideas sólo pudieron tener una gran difusión debido al intenso comercio, la próspera economía, y el alto grado de realismo de los autores. Así, la Escuela de Salamanca, principal centro intelectual de la época, se enfoca a una antropología defensora de la libertad e individualidad del hombre con el principal interés de asesorar a los confesores y éstos a su vez a los fieles. En su esfuerzo, desarrollan de manera anticipada a su tiempo, un concepto liberal y moderno de las finanzas, la banca y el comercio, ligándolo a las buenas prácticas, que no son otras – para ellos – que las prácticas morales.

Los salamantinos también se adelantaron a su momento histórico en su contribución a la teoría liberal del derecho de propiedad. Muchas de las ideas que elaboraron Thomas Hobbes y John Locke ya se encontraban en los textos de los escolásticos salamantinos. Ellos sostienen así que en el sistema de propiedad privada se garantizan la paz y el orden entre los hombres. Las posesiones son mucho más productivas, porque el hombre es mucho más diligente y su trabajo más eficaz en las cosas propias que en las comunes, aparte que se conservan mejor porque se aprecian más. Así, mientras el hombre es más libre, su derecho a la propiedad se expande, se consolida y se sofistica.