abril 28, 2020 10:59 AM

Se quejó por la falta de comida y gasolina en plena pandemia: la dictadura de Maduro lo detuvo y lo fotografió con el arma que más preocupa al régimen

La víctima había publicado en su muro de Facebook mensajes de críticas por la escasez de insumos básicos para sobrevivir. El régimen cree que eso es instigación al odio

Fernando Antonio Marcano Ferrer representa una amenaza para la dictadura de Nicolás Maduro. Marcano Ferrer es profesor universitario y fue detenido por el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS) de la Guardia Nacional de Venezuela. El delito que se le imputa es el de “instigación al odio”. Su arma: un equipo de telefonía móvil.

En el marco de la Orden Fragmentaria N° 02-20, al Plan de Operaciones Contra el COVID-19, Guardias Nacionales Bolivarianos del GAES Nueva Esparta realizando labores de investigación en coordinación con el Ministerio Público, efectuaron la aprehensión de un ciudadano quien realizó publicaciones a través de las redes sociales, instigando a la población a realizar actos vandálicos en instalaciones del estado y comercios en general en la Isla de Margarita”, dice el documento de detención del académico. El parte policial es acompañado por la fotografía de Marcano Ferrer, de espaldas, y su amenazante arma para la dictadura: su teléfono móvil.

Los mensajes que el régimen de Caracas evaluó como amenazantes hacían referencia a la falta de combustible y la escasez de alimentos que ocurren en la región y en todo el territorio nacional. “Una pregunta sencilla para Dante, Delcy, Jorge, Nicolás o cualquier otro chavista: ¿Qué pasará con Margarita cuando los camiones que traen legumbres de Los Andes, los que traen queso y carne de los llanos, los que vienen con víveres del centro, no lleguen al terruño insular por falta de gasolina? Estoy asustado”. Ese era uno de los posteos que Marcano Ferrer había hecho en su perfil de Facebook. “¿Y cómo se lava las manos un individuo que no tiene agua?”, fue otra de las inquisiciones hechas por el profesor detenido por expresar sus opiniones en las redes sociales. El estado policial no permite opiniones disonantes.

Ver más...