marzo 27, 2020 11:54 AM
TV Azteca

Un intelectual norteamericano advierte que cerrar la economía por completo podría provocar más muertes que el COVID-19 en un futuro no tan lejano

Thomas L. Friedman, una de las voces más lúcidas de los Estados Unidos y tres veces Premio Pullitzer, alertó sobre las consecuencias que sobrevendrían de continuar con la economía cerrada por absoluto por la pandemia del coronavirus

Estos son días que ponen a prueba a todo tipo de líderes: locales, estatales o nacionales. Se le pide a cada uno que tome grandes decisiones de vida o muerte, mientras conducen a través de la niebla, con información imperfecta y mientras todos en el asiento trasero les gritan.
Mi corazón está con todos ellos. Sé que tienen buenas intenciones. Pero a medida que muchos de nuestros negocios cierran y millones de personas comienzan a ser despedidas, algunos expertos comienzan a preguntar: “¡Esperen un minuto! ¿Qué demonios nos estamos haciendo, a nuestra economía, a nuestra próxima generación? ¿Es esta cura, por más un corto que sea su tiempo de duración, peor que la enfermedad?”.

Comparto estas preguntas. Nuestros líderes no vuelan completamente ciegos: están trabajando por consejo de epidemiólogos serios y expertos en salud pública. Sin embargo, aún debemos tener cuidado con el “pensamiento grupal”, que es una reacción natural pero peligrosa al responder a una crisis nacional y mundial. Estamos tomando decisiones que afectan a todo el país y a toda nuestra economía, por lo tanto, pequeños errores en la navegación podrían tener enormes consecuencias.

Por supuesto, debido a que este virus está afectando potencialmente a tantos estadounidenses a la vez, necesitamos proporcionar más camas de hospital, equipo de tratamiento para aquellos que lo necesiten y equipo de protección como máscaras para los médicos y enfermeras que atienden a pacientes infectados con virus. ¡Eso es urgente! Y tenemos que rectificar de inmediato la falla colosal para suministrar pruebas rápidas y generalizadas. ¡Eso es urgente!

Pero también debemos preguntarnos, con la misma urgencia, si podemos minimizar quirúrgicamente la amenaza de este virus para las personas más vulnerables mientras maximizamos las posibilidades de que la mayor cantidad de estadounidenses posible vuelvan a trabajar de manera segura lo antes posible. Un experto con el que hablo a continuación cree que eso podría suceder en unas pocas semanas, si nos detenemos un momento y pensamos de nuevo sobre el desafío del coronavirus.

Leer más...