49385280582_589fbcbe47_c.jpg
Reflexiones

Bienvenidos a una larga noche de feliz esclavitud / Gabriel Zanotti

No te preocupes, ya los fack checkers te protegerán de mi “negación de los facts”, Facebook y Google estarán atentos a que escritos como este no se filtren

Corría el año 2000, o 2001, cuando el rector de una universidad privada, privada, como todas, de verdadera libertad, envía a todos los profesores una muy buena noticia: el Estado le había dado su aprobación definitiva. Yo respondí que dudaba mucho de que fuera una buena noticia que nosotros, los esclavos, necesitáramos la aprobación del dueño de la granja para existir. Sí, efectivamente, lo redacté, lo firmé y lo envié. No sé por qué, no me respondió.

El episodio muestra lo inadaptados, lo lunáticos, lo marcianos que somos los liberales clásicos, que siempre, siempre (qué insoportables, ¿no?) hablamos, defendemos y difundimos un deber ser, un ideal regulativo de la historia humana: las libertades individuales. Sí, ese “undiscovery country” en busca del cual salieron huyendo de Europa los Padres Fundadores de Estados Unidos, de quienes derivaron la Declaración de Independencia y el Bill of Rights, todo lo cual está a punto de ser letra absolutamente muerta.

Ver más...