BSS6CKSCNFF5PEKK4NZKRPC6XM.jpg
Reflexiones

El papa Francisco y los homosexuales / Carlos Alberto Montaner

Cierto sector dentro del catolicismo le reclama también el fin del celibato y un rol más destacado para las mujeres

El papa Francisco ha armado cierto revuelo. Todo lo que tiene que ver con el sexo y la Iglesia católica le interesa a mucha gente. El titular que más se ha visto afirma que el argentino “apoya las uniones civiles entre homosexuales”.

En realidad, el respaldo que brinda el Sumo Pontífice es muy limitado. Su solidaridad se limita a las “uniones civiles”. Tiene que ver con las herencias y con los seguros médicos. Hay sitios en los que las parejas del mismo sexo, aunque lleven juntos 20 o 30 años, no tienen derecho a heredar o a recibir los beneficios conyugales habituales. “Es más de lo mismo”, me dijo un periodista que suele estar atento a las noticias que vienen del Vaticano.

Ni por asomo, el Papa defiende, como debiera, la procreación por inseminación o la adopción por parejas del mismo género, pese a saberse que el homosexualismo no se transmite por vía de la imitación de los padres, de acuerdo con un estudio publicado por la prestigiosa American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP), compuesta por unos 8700 siquiatras.

Ver más...