UIHBMWM6JVAY7JQ4IBQVNFFM6Q.jpg
Reflexiones

Sanciones y recompensas / Carlos Alberto Montaner

El programa de las sanciones y recompensas no comenzó con el presidente Trump, sino en 1986, y a lo largo de los años el Departamento de Estado ha repartido 130 millones de dólares

Me parece el camino correcto. El 8 de octubre, Mike Pompeo ha anunciado el nombre de otro sancionado. Se trata de José López Bello. Otro de los venezolanos encartados. Pompeo es el Secretario de Estado de Estados Unidos. Antes estuvo al frente de la CIA. El departamento que hoy dirige Pompeo ofrece cinco millones de dólares como recompensa a cualquier persona o grupo que coloque a López Bello en el banquillo de los acusados ante la justicia americana. En el Oeste, donde merodeaban los bandidos y los cazarrecompensas, dio resultado y acabaron con esa plaga. En esos tiempos los términos eran más francos: “Se busca, vivo o muerto”.

De que el asunto va en serio puede dar fe el presunto ladrón colombiano-venezolano Alexis Saab. Está detenido en Cabo Verde a la espera de su extradición a New York o a Miami para ser juzgado. Le imputan haberse robado en contubernio con las autoridades de Venezuela cientos de millones de dólares relacionados con la comida que importa la dictadura para el “pueblo”. En definitiva, lo acusan de formar parte de la trama internacional del crimen organizado que se ha cebado en Venezuela. Donde están, “todos revolcados”, Irán, las FARC, el ELN y otros impresentables delincuentes.

Ver más...